MI FABADA ASTURIANA

fabada-asturiana

Dificultad: fácil

Tiempo de elaboración: 2 h 30 minutos

Personas: 4 personas

La primera receta que vamos a subir al blog es de una fabada asturiana, puede que más de uno piense que estamos en el mes de junio, que hace mucho calor y cómo se me ocurre! , no os voy a engañar me hacía ilusión y es un pequeño homenaje a mi tierra.

Si además en Andalucía donde vivo, dicen que una buena fabada siempre es bienvenida pues ahí vamos!.

Antes de ponerme a escribir la receta de la fabada asturiana me he leído muchas de las que hay publicadas y me he encontrado de todo, unas le echan aceite, otras sal, perejil, especies, olla rápida etc.

La receta que publicamos es la que se hacía siempre en mi casa en Oviedo, es muy sencilla y le da todo el protagonismo a la calidad de los ingredientes y a una cocción muy lenta, entonces os aseguro que triunfaréis!.

El tipo o variedad de alubia que se utiliza es la llamada de la Granja que es muy suave y mantecosa y se deshace en la boca al comerla.

Es muy importante que las alubias sean de buena calidad, porque sino se acabarán rompiendo y finalmente quedarán algo duras, os lo comento por experiencia propia por eso insisto tanto en ello.

Donde comprarlas? Los que paséis por Oviedo os recomiendo una tienda de toda la vida, un clásico en el centro de la ciudad, Casa Veneranda en la calle Melquiades Alvarez 23. www.casaveneranda.es, que además de tener productos de primera calidad también podréis disfrutar de la decoración de una tienda con mucha solera, no se exactamente los años que tiene pero muchos!.

A los que estamos lejos nos queda la alternativa de la página web o en unos grandes almacenes buscarlas en el espacio gourmet que se encuentran con facilidad.

Ingredientes

1/2 kg de alubias de la granja

1 chorizo

1 morcilla

1 trozo de lacón magro ( 200 gr aproximadamente).

Explicación de la receta

Paso 1:
El día anterior que vayamos a cocinar las alubias las pondremos en remojo en un recipiente amplio porque su tamaño crecerá considerablemente y las cubriremos con abundante agua fría.

El lacón también se puede poner en agua para desalarlo unas horas yo no lo hago porque no le echo sal después.

Paso 2:
Ponemos las alubias en una cacerola bien repartidas y las cubrimos con agua fría que sobrepase dos centímetros más o menos.

Las ponemos a cocer a fuego lento durante una hora, cuando el agua empiece a hervir en la superficie aparecerá una espuma blanquecina que quitaremos con una espumadera y nos dejará nuestras alubias libre de impurezas.

Paso 3:
Colocaremos encima de las alubias lo que llamamos el «compango» de la fabada que está compuesto por el chorizo, la morcilla y el lacón.

Se pone todo a cocer a fuego suave entre hora y media a dos horas, dependerá de la calidad de la alubia el tiempo final de cocción.

Paso 4:
Cada quince minutos más o menos ir moviendo la cacerola por las asas «para menearlas», pero nunca introducir cucharas o tenedores para moverlas.

Cuando las alubias empiezan a secarse es que están pidiendo agua, entonces hay que ir añadiendo media taza de agua fría como se dice en Asturias «para asustarlas» según vayan pidiendo.

En zonas de agua con mucha cal o sal es recomendable usar agua mineral.

Paso 5:
Finalmente cuando veamos que las alubias están tiernas y listas para comer, sacaremos el chorizo, el lacón y la morcilla (compango) y cortaremos en trozos, para presentarlo en la mesa en una fuente aparte y cada uno elija el compango que desea añadir a sus alubias.

Recomendaciones

La fabada asturiana es un plato muy sabroso pero con mucho aporte calórico, si queremos reducir la grasa del chorizo, pondremos éste antes de cocinarlo en un cazo cubierto con agua y le daremos un hervor de 3 a 4 minutos. Lo escurriremos quitándole así una primera capa de grasa.
No hace falta echar sal ya que el lacón es salado.
En mi casa no se le echaba tocino porque con los ingredientes que tenía era suficientemente sabrosa y calórica pero mucha gente también añade un trozo de tocino.
Es un plato para hacer el típico día que vamos a estar en casa y que nos permite hacer otras cosas mientras se va cocinando y vigilándolo de vez en cuando.
Cuanto más tiempo repose después de cocinarlo hasta que lo vayamos a comer estará más sabroso, mínimo recomendable una hora.
El verdadero truco de la fabada es utilizar productos de primera calidad y dejarlo cocer todo a fuego lento sin prisas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *